¿Quién tiene la culpa en un accidente de coche? La guía definitiva para rellenar el parte.

por Jun, 2019Consejos y Trucos, Descubrir el seguro0 Comentarios

Muchos de los accidentes de coche se deben a despistes tontos, otros son por exceso de confianza. Lo cierto es que se producen cuando menos te lo esperas y aunque la mayoría tiene consecuencias leves, en ocasiones los daños son graves.

Tener una colisión con el coche siempre es un trastorno por leve que sea. Hay una serie de actos ineludibles, desde rellenar la declaración, comunicarle el accidente a la aseguradora y sobre todo, si hay dudas para establecer quién tiene la culpa del accidente.

Determinar quién tiene la culpa en un accidente de tráfico causa inquietud, de ahí que suscite interés. De los cinco artículos más leídos del blog, dos están relacionados con la culpabilidad en el accidente.

Bien pues este artículo también va de eso. Pero en esta ocasión, con situaciones que te pueden pasar y donde no siempre es tan sencillo saber de quién es la culpa.

¿Quién tiene la culpa en un accidente de tráfico?

Quién es el responsable de un accidente se determina echando mano de las normas de circulación. Las aseguradoras consideran al conductor que las infringe como culpable del accidente, pero existen determinados supuestos donde ponerse de acuerdo va a resultar más complicado. En esos casos, los convenios de indemnización suscritos entre aseguradoras, establecen determinadas normas que utilizan para determinar su posición en el accidente.

A pesar de que cada siniestro tiene sus propias características, no está de más que conozcas quien tiene la culpa en un accidente de coche. Analicemos las nueve situaciones más frecuentes que te pueden servir de ayuda para rellenar la declaración amistosa de accidente y para no cabrearte si tu aseguradora te echa la culpa.

1. Circular marcha atrás.

Circular marcha atrás constituye un riesgo importe para los demás usuarios de la vía. Se trata de una maniobra frecuente al circular por ciudad, sobre todo al salir o entrar a estacionar.

Dar marcha atrás y tener un accidente es sinónimo de culpabilidad, aunque existen determinados supuestos donde la combinación de la marcha atrás con otras maniobras hace que no siempre seas considerado culpable.

  • ¿Quién tiene la culpa en un accidente dando marcha atrás? El vehículo que da marcha atrás
  • ¿Cuándo? Siempre, excepto que el vehículo contra el colisiona salga de un estacionamiento marcha atrás o circule en dirección prohibida.

Con esta maniobra, el conflicto se produce cuando ambos conductores dan marcha atrás sin otras circunstancias añadidas. En este caso las aseguradoras no se pronunciaran y no atribuirán la responsabilidad a ninguno de los conductores. En este caso te recomiendo leer ¿Quién paga los daños del coche cuando no se puede determinar el culpable del accidente?

2. Colisión por alcance trasero.

Junto con los golpes de estacionamiento se ha convertido en el tipo de accidente más frecuente. Es habitual de las retenciones de tráfico en vías rápidas, en las incorporaciones a rotondas o en ciudad en los cruces regulados por semáforos. El vehículo que te precede frena bruscamente, inicia la marcha lentamente o se para de repente y se produce la colisión.

  • ¿Quién tiene la culpa en un accidente con una colisión por alcance trasero? El vehículo que tiene los daños en la parte delantera
  • ¿Cuándo? Siempre. Existe la obligación de mantener una distancia de seguridad, con el vehículo que te precede, suficiente para detener tu coche sin necesidad de colisionar.

Este tipo de accidente es el más utilizado por los defraudares del seguro en las reclamaciones por lesiones a consecuencia del llamado «latigazo cervical». La mecánica es simple. Por ponerte un ejemplo: un vehículo circula por una rotonda dando vueltas hasta que capta a la víctima que se incorpora a la circulación. Es el momento de frenar bruscamente provocando el alcance trasero con el otro coche.

¿Qué pasa cuando un vehículo da marcha atrás y el otro colisiona por alcance trasero?

Se trata de una situación con disparidad de versiones. Si alegas que el vehículo contrario te ha alcanzado por detrás y el adverso declara que has sido tu quien dando marcha atrás le has golpeado, aunque estuvieses estacionando, las aseguradoras considerarán, aplicando las normas del convenio que, el responsable del accidente es el vehículo que tiene los daños en su parte delantera.

Consigue gratis esta guía

Únete a la primera comunidad sobre el mundo del seguro y consigue los mejores consejos, trucos y recursos creados especialmente para hacerte la vida más fácil.

3. Circulación en paralelo, invasión de carril.

Se trata de un accidente frecuente en arrancadas en paralelo, sobre todo al acceder a una glorieta o en circulación en carreteras de varios carriles de circulación en un mismo sentido.

  • ¿Quién tiene la culpa en un accidente circulando en paralelo o invasión de carril? El vehículo que abandona su carril, parcial o totalmente y colisiona contra el otro vehículo.
  • ¿Cuándo? Si ambos conductores coinciden en la versión.

Sí existe disparidad de versiones y los conductores han admitidos que circulaban en paralelo, se considera culpable el vehículo que tenga los daños en el lado derecho. La excepción a esta norma es si el vehículo con el que colisionas circula por el arcén derecho, si no está autorizado, o se incorpora a la circulación desde un carril de incorporación.

4. Las rotondas, glorietas o plazas de sentido giratorio.

Con la teoría en la mano, circular por una rotonda es sencillo, pero en la práctica todo resulta más complicado. La rotonda es una solución para facilitar el tráfico, hacerlo más fluido eliminando cruces e intersecciones. Para conseguirlo es necesario circular bien ya que de lo contrario, las posibilidades de colisión con otros vehículos crecen.

  • ¿Quién tiene la culpa en un accidente al circular por una rotonda? Normalmente la culpa es del conductor que circula por el carril interior de la glorieta.
  • ¿Cuándo? Siempre que ambos conductores coincidan en que circulan por la rotonda y uno alegue que entra en la plaza y el otro alega que sale o cambia de carril. En este caso el convenio culpa al vehículo que entra en la rotonda, salvo que ambos coches tengan los daños en los laterales no angulares, en ese caso, el culpable será el vehículo con los daños en el lateral derecho.

Conviene que tengas presente que si la colisión se produce cuando ambos vehículo circulan por la rotonda, siguiendo la trayectoria de la misma, se considera circulación en paralelo.

5. Giros.

Cuando queremos cambiar de dirección, la maniobra que realizamos es la de girar a derecha o izquierda. En ambos casos, la norma general dice que tiene preferencia el vehículo que sale por nuestra derecha, o circula por el carril más próximo al margen derecho.

  • ¿Quién tiene la culpa en un accidente al efectuar un giro? Normalmente la culpa es del conductor que efectúa el giro.
  • ¿Cuándo? Siempre, incluso en aquellos casos donde existe disparidad de versiones, la culpa será del vehículo que efectúa el giro y recibe el impacto en el lateral. Si el impacto es en la parte trasera o angular, se considera que es un alcance trasero.

En aquellos casos donde los dos vehículos giran simultáneamente en la misma dirección, se considera culpable el que se encuentre situado más lejos del bordillo o borde de la calzada. Por ejemplo, si el giro es a la izquierda, el coche que tenga los daños en el lado izquierdo. Cuando el giro es a la derecha, quien tenga los daños en el lado derecho.

Solo en aquellos casos en los que el otro vehículo implicado realice maniobra de incorporación a la circulación, dé marcha atrás o no respete la prioridad, estarás exento de culpa.

6. Prioridad de paso.

Tanto al circular por ciudad como en carretera nos vamos a encontrar cruces e incorporaciones en los que tendremos que determinar quién puede pasar el primero. La norma establece que en un cruce tiene preferencia el vehículo que viene por nuestra derecha, salvo que le afecte alguna limitación.

  • ¿Quién tiene la culpa en una colisión en un cruce de vías? Se considera inocente al conductor que goza de la prioridad de paso según lo establecido en el Código de Circulación.
  • ¿Cuándo? Siempre, incluso cuando el vehículo contrario circula en dirección prohibida y a ti te afecta una señal de stop o ceda el paso.

Visto así, parece sencillo determinar quién tiene la culpa en accidente donde la prioridad de paso es la causa. Pues no, y para solucionar las situaciones en las que existe disparidad de versiones las aseguradoras han establecido que si el accidente se produce por no respetar los semáforos en rotondas, glorietas o plazas de sentido giratorio, la prioridad corresponde al vehículo que circula por el interior de las mismas.

Si la disparidad se produce en un cruce regulado por semáforos, si uno de los implicados dice haber pasado el semáforo en la fase ámbar intermitente y el otro en verde, la culpa será atribuida a quien lo pasa en ámbar (art. 146.3 del Código de Circulación). Cuando los dos dicen pasar en verde, las aseguradoras no se complican y tiran de las normas genéricas de prioridad.

7. Adelantamientos

La maniobra de adelantar siempre supone un riesgo, tanto si se realiza en carretera como circulando por la ciudad. Y casi siempre, para que ocurra el accidente, concurren otras circunstancias, como los giros o la preferencia de paso.

  • ¿Quién tiene la culpa en un accidente en el que estamos adelantando? El vehículo que realiza un adelantamiento antirreglamentario.
  • ¿Cuándo?  Siempre.

Te preguntaras, a efectos del seguro, cuando se considera que el adelantamiento es antirreglamentario. Pues en estos casos:

  • Cuando ambos conductores lo reconocen en la declaración amistosa de accidente (DAA)
  • Si hubiese atestado, cuando así lo indique.
  • Cuando se pruebe que se ha rebasado la línea continua de separación de ambos sentidos de circulación.
  • En el momento que se acredite que se ha realizado por isletas divisorias o por aceras.

En aquellos casos donde un vehículo adelante y el otro gira, resultará culpable este último, excepto que el primero adelante antirreglamentariamente. En este punto hay una situación que cada vez se produce con mayor frecuencia y está asociada al carril-bici. Pues teniendo en cuenta que ningún vehículo puede circular por el carril-bici (no confundir con el carril mixto y velocidad reducida) todo vehículo a motor que circule por él, tendrá que ceder el paso al que lo haga por la calzada.

8. Incorporación a la circulación.

En primer lugar conviene definir cuándo se considera que un vehículo se incorpora a la circulación, porque incorporarse es sinónimo de responsabilidad en el accidente. Pues se considera incorporación cuando un vehículo accede a una vía procedente de un lugar no destinado a la circulación (estacionamientos, paradas de taxi o bus delimitadas, isletas, etc.). También cuando accedemos a autopistas, autovías o rotondas, donde rigen las normas genéricas de prioridad.

  • ¿Quién tiene la culpa en un accidente en el que nos incorporamos a la circulación? El conductor cuyo coche se incorpora al tráfico.
  • ¿Cuándo? Normalmente siempre, pero existe algunas excepciones, como por ejemplo cuando nos incorporamos a la circulación desde un garaje o un parking y el otro implicado circula por la acera, da marcha atrás o circula por dirección prohibida.

Salvo las excepciones anteriores, las aseguradoras van a considerar culpable del accidente al vehículo que se incorpora a la circulación, incluso cuando este tenga los daños en la parte trasera.

9. Aparcamientos y puertas.

Estacionar o salir de un estacionamiento, son dos acciones que seguramente realizas varias veces a lo largo del día. En ambos casos, te afectan las normas que rigen la marcha atrás y la preferencia de paso.

Sí que quiero destacar un hecho, contrario a lo que muchas veces se piensa, y es que un vehículo estacionado, aunque este mal situado, nunca será el responsable del accidente en el que se vea implicado otro vehículo en movimiento. Por ejemplo, colisionar contra un vehículo estacionado en doble fila, es como si lo haces contra un mojón de la carretera, la culpa siempre es del que colisiona.

Pero asociado al estacionamiento, están las colisiones al abrir o cerrar la puerta. En estos casos las aseguradoras van a tener complicado determinar de quien es la culpa, salvo que se especifique claramente en el anverso de la DAA.

  • ¿Quién tiene la culpa en un accidente con la puerta abierta? El conductor del vehículo que colisiona contra el que tiene la puerta abierta.
  • ¿Cuándo? Siempre que se especifique claramente en la declaración de accidente.

Cuando no se especifique o existan versiones dispares sobre si se abre la puerta o si ya estaba abierta, se considerará culpable el vehículo que pudiera estar ejercitando la acción de abrir la puerta.

¿Necesitas ayuda especializada?

Has llegado a un punto en el que no encuentras una salida a tu problema con el seguro. Aquí vas a encontrar ayuda especializada, solo tienes que pedirla.

Conclusión.

Sufrir un accidente de tráfico, además de ser un trastorno, puede suponer un gasto extra muy importante. Conviene, después del accidente, prestar atención y dedicarle unos minutos a rellenar el parte amistoso (en papel) o a través de la App Declaración iDEA®, para no tener sorpresas posteriores.

Las aseguradoras de los implicados en el accidente van a determinar la culpa en base a la información que reciban de sus asegurados y especialmente del contenido de la DAA. Y la van a determinar en base a:

  1. La normativa establecida en el Código de la Circulación vigente en cada momento.
  2. Las normas subsidiarias contenidas en los distintos convenios de indemnización suscritos entre ellas.

Con lo que te he contado, no deberías tener ningún problema para saber sobre quien va a ser el culpable en una colisión de tráfico, incluso pudiendo ser el inocente.

¿Has tenido algún accidente cuya causa sea diferente a las incluidas en el artículo? ¿Nos lo cuentas en la sección de comentarios que hay más abajo?

 

Suscríbete a la Newsletter

Si te ha gustado este post quizá te interese también...

Deja un comentario:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al rellenar el formulario das el consentimiento expreso al tratamiento de tus datos (guardar el comentario y tus datos del formulario en el blog) conforme a lo dispuesto en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

  • Responsable del fichero: Carlos Destrada.
  • Finalidad: Gestión de los comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Destinatario: Tus datos serán alojados en mi plataforma de hosting Webempresa (UE).
  • Derechos: Derecho al acceso, rectificación, portabilidad y olvido de los datos según nuestra política de privacidad.

OFERTA ESPECIAL

Ahora tienes la oportunidad de conversar con un experto y acceder gratis a los mejores consejos y trucos sobre seguros de la web.


He leído y acepto la política de privacidad *

 

You have Successfully Subscribed!

Solucionando un error de registro al suscriibirse

¿QUIERES HACER UNA CONSULTA AHORA?

Suscríbete, consigue acceso inmediato al formulario de consulta


He leído y acepto la política de privacidad. *

You have Successfully Subscribed!

Rellenando el formulario de suscripción

RELLENA ESTOS DATOS

Accederás gratis a todos los recursos, prácticas guías y manuales creados expresamente para ti 


He leído y acepto la política de privacidad. *

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This