Trabajo en equipo: Las cosas que nadie me dijo y descubrí con el tiempo

por | Nov, 2016 | Noticias & Opinión | 0 Comentarios

¿Sabes? Desde hace algunos años estoy prestando especial atención a las relaciones laborales y los secretos que entraña el trabajo en equipo.

Son muchas las horas que pasamos con los compañeros en el puesto de trabajo. Convivimos y nos justificamos con que somos diferentes, en el momento que surgen problemas al desarrollar un proyecto común.

Trabajar en equipo es complicado, pero necesario para conseguir el objetivo propuesto.

Lo malo es que, muchas veces, suponemos que sabemos trabajar en equipo. Pero ¿realmente es así? ¿De verdad crees que viene en nuestro ADN? ¿Se trata de una cuestión de aprendizaje y desarrollo personal?

En ocasiones es que es así y hasta creemos que va en los genes. En mi caso, lo poco que sé de trabajo en equipo, puedo asegurarte que, lo he aprendido en el tajo a los largo de los años.

Más allá de reuniones, de multitud de correos electrónicos o de charlas de cafetera, el trabajo en equipo es mucho más que hablar.

El trabajo en equipo es mucho más que hablar…

En los últimos juegos olímpicos, la ganadora de los 400 metros de atletismo los corrió en 49,44 segundos. En la misma distancia, el equipo de relevo de 4×100 metros, lo hizo en 41,01 segundos.

Este es un ejemplo de como el trabajo en equipo agranda el esfuerzo de cada individuo, disminuye el tiempo de realización y aumenta la eficacia de los resultados.

Cada una de las atletas hizo su parte del trabajo con un objetivo común. ¡Llegar a la meta y hacerlo en primer lugar!

Esta forma de trabajar, donde todos somos responsables de los objetivos, es la más acertada en cualquier tipo de organización.

Da igual cual sea el tamaño o dedicación de la empresa. Tu agencia o correduría de seguros, gabinete pericial o aseguradora esta expuesta a cometer errores. Estos son los más comunes que he detectado a largo del tiempo.

1. Desaprovechar la diversidad de las personas

Las hay más lentas, más rápidas, más audaces, menos. Pretender que todos sean iguales puede resultar eficaz pero muy poco creativo y eficiente.

Personalidades e intereses diferentes, pero que compartan valores y que se sientan comprometidos con la empresa, deben ser el objetivo a la hora de formar el equipo.

2. Pensar que quien te escucha, siempre te entiende

Hablar es comunicarse, pero por mucho que hables, la comunicación no va a ser más efectiva.

¡Tres horas reunidos hablando y salgo como antes de empezar!

Que existan los canales adecuados de comunicación hará que el equipo funcione como una orquesta. Y para que esté afinada es necesario que todos se escuchen, que estén abiertos a cambiar de opinión y con capacidad para crear estrategias comunes.

3. Desconfiar de quien se sienta a tu lado

No todas las personas perseguimos lo mismo. Por eso la confianza dentro del equipo constituye un elemento fundamental. Para conseguir esa confianza es preciso crear las condiciones donde cada uno conozca las habilidades y debilidades de los demás, para que sepan cómo pueden ayudarse.

4. No sentir que hay un objetivo común

Como seres humanos necesitamos sentir que formamos parte de algo. Desarrollar una identidad de equipo es uno de los factores que mejor contribuye a la consecución del triunfo.

Para trabajar en equipo es necesario que cada componente sepa cuál es su meta y lo que significa para el grupo. Pero además, debe conocer cuáles son los objetivos de la empresa de manera uniforme. Tiene que tener claro cual es su misión y como puede contribuir a conseguirlos.

Con más frecuencia de la deseable las misiones cambian mientras que los objetivos permanecen. A más de uno el viento de levante le hace volverse loco.

5. Adoptar estrategias autocráticas

No hay nada más negativo para un equipo que las decisiones tomadas autocráticamente por quien presume de liderarlo.

Exigir esfuerzos y compromisos sin decir para que se hacen, resulta desalentador y un riesgo para la cohesión del grupo.

Un equipo es más sólido, cuanto más motivado está. Cuando es capaz de generar ideas, compartir opiniones o implementar cambios fácilmente. En definitiva, se siente participe en la toma de decisiones.

6. La crítica fácil hacia los demás

Frecuentemente nos permitimos criticar o subestimar el trabajo de los demás cuando uno no lo ha hecho nunca. ¡Eso en cinco minutos esta hecho!

Que cada miembro del equipo conozca que se hace en otras áreas o grupos hará que se valore mejor la labor del otro. Saber en qué consiste cada tarea, además de crear empatía entre los compañeros, puede contribuir a mejorar la forma de hacerlo.

7. La responsabilidad es de todos, los éxitos también

A veces sin querer, motivado por peticiones inesperadas, demandas del jefe o falta de previsión, la tarea no se ha realizado a tiempo. Fomentar la mentalidad de “este problema no es mío” hace que los problemas y aciertos no sean compartidos.

Formar parte de un equipo es sinónimo de saber que los fracasos y los logros son responsabilidad de cada uno de los miembros del grupo.

Todavía sigue arraigada la idea de que el éxito es intrínseco al “cargo” y por tanto cuando llega el éxito, la medalla se le apunta al que lo ostenta.

Una de las claves del trabajo en equipo es el reconocimiento, destacar el papel del individuo, y sobre todo, reconocer y celebrar el resultado del grupo.

Conclusiones

El trabajo en equipo deja de serlo, cuando…

Tú eres el único que toma las decisiones sin permitir que estas sean grupales, consensuadas.

Cada uno se ocupa de lo suyo, individuos y grupos que culpan a otros por no conseguir los objetivos.

Las reuniones son improductivas. Los asistentes salen con la sensación de no saber qué hacer o con ideas confusas y objetivos difusos .

No existe la comunicación entre los diversos grupos, que a veces, ni siquiera se conocen.

Se fomenta una competencia insana, se desconfía de los miembros del equipo o se falta el respeto hacia su trabajo.

No se impulsa la creatividad o la innovación, se relegan al ostracismo las nuevas ideas aunque vengan avaladas por el conjunto del grupo.

Se desoyen las opiniones de los demás o se desprecian las ayudas para ofrecer soluciones.

¿Cuando hablas de trabajo, lo haces como “yo” o como “nosotros”?

Evalúate y déjanos tu respuesta en los comentarios.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 sobre 5)

Cargando…

Imagen: Pixabay

Descubre cómo solucionar tu problema con el seguro

Regístrate y tendrás acceso al formulario donde podrás contarnos tu problema.

Suscríbete a la Newsletter

Contenidos

Imagen de uno de los recursos gratis

SUSCRÍBETE AHORA Y CONSIGUE GRATIS ESTA GUÍA

¡Además estarás al tanto de todo lo que se publique en el blog, con contenidos y promociones especiales para suscriptores!


He leído y acepto la política de privacidad

 

You have Successfully Subscribed!

Rellenando el formulario de suscripción

Rellena estos datos

Accederás gratis a todos los recursos: consejos, trucos y manuales creados expresamente para ti.


He leído y acepto la política de privacidad

You have Successfully Subscribed!

Mujer antes un portátil.

¿QUIERES HACER UNA CONSULTA AHORA?

Suscríbete, consigue acceso inmediato al formulario de consulta.



He leído y acepto la política de privacidad *

You have Successfully Subscribed!

Solucionando un error de registro al suscriibirse

¿QUIERES HACER UNA CONSULTA AHORA?

Suscríbete, consigue acceso inmediato al formulario de consulta


He leído y acepto la política de privacidad *

You have Successfully Subscribed!

Rellenando el formulario de suscripción

RELLENA ESTOS DATOS

Accederás gratis a todos los recursos, prácticas guías y manuales creados expresamente para ti 


He leído y acepto la política de privacidad

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This